Camino de Fisterra - Muxía ; Olveiroa - Muxía

El camino Xacobeo en su etapa Olveiroa - Muxía. Cuenta la leyenda que muchos peregrinos una vez finalizado su camino a Santiago decidían proseguir su viaje, o bien a Fisterra para contemplar lo que antiguamente los romanos creían que era el fin del mundo, o bien a Muxía al Santuario da Barca, donde también la leyenda cuenta que la virgen se le apareció al apóstol.


Esta sería la tercera etapa desde que salimos de Santiago de Compostela, es una etapa larga de unos 28km. La salida se encuentra en Olveiroa, localidad de pernoctación casi obligada donde además de otros alojamientos y restaurante, se encuentra el albergue público. Los primeros kilómetros discurren sobre pistas de barro que ofrecen bellas estampas con el rió Xallas al lado. Pronto llegamos a la localidad de Hospital de Logoso, que recibe este nombre debido a que  antiguamente había un hospital donde se curaban las heridas a los peregrinos. No muy lejos de esta aldea, nos encontramos con el punto donde los caminos se separan, hacia Fisterra o Muxía. Es una decisión  personal que corresponde tomar a cada peregrino, donde acabar el camino y escoger la ruta a seguir. Ambos finales están abalados por numerosos siglos de tradición, desde este blog no vamos a entrar en el estéril debate sobre cual es el autentico final del camino, desde aquí queremos recomendar, si las fuerzas acompañan, recorrer la última etapa de esta variante que une ambas localidades.


Seguimos hacia Muxía, tal vez sea lo más recomendable, nuestro camino se dirige a Dumbría,   donde se encuentra el moderno  albergue público de O Conco. Continuamos por la senda que ahora discurre por caminos que atraviesan bosques y por pistas asfaltadas poco transitadas cruzando por numerosas aldeas; Trasufre, Senande, Villastose, Quintans... hasta llegar a San Martiño de Ozón, que destaca por su antiguo monasterio y su enorme horreo .Varios kilómetros después, tras dejar atrás  el conjunto monumental histórico-artístico del siglo XII de San Xulián de Moraime, nuestro camino desciende  hacía la bonita villa marinera de Muxía.


La ruta termina en el Santuario de la Virgen de la Barca, de fuerte tradición xacobea, y su entorno de "piedras santas", a las que se atribuyen propiedades curativas. Cuenta la leyenda que aquí la Virgen se le apareció al Apóstol en un navío de piedra, para darle ánimos  en su predicación por el noroeste de la Península Ibérica. Las "piedras santas" del entorno del santuario serían vestigios de la barca en la que  llegó la Virgen. Más información detallada sobre este mítico y legendario lugar en este articulo.  


                                                            
Otras etapas del Camino Fisterra - Muxía

Entrada más reciente

    Share This