Pulpo á feira

No , no te has equivocado de página y no, no es que hayamos decidido cambiar la temática habitual de nuestro blog por los fogones de la cocina. Simplemente que en nuestro empeño y afán por mostrar los secretos y belleza de nuestra tierra, no nos podíamos olvidar de un pilar fundamental como es la riqueza gastronomía gallega. Por eso de vez en cuando os traeremos alguna receta típica de Galicia. Como la de hoy, un básico en nuestra cocina, pulpo á feira.
Su nombre se debe a que era el  que  preparaban las pulpeiras en las "feiras" ferias. Os animo a tod@s con esta receta puesto que es relativamente fácil, la complejidad radica en que el pulpo quede tierno , la solución es comprar el pulpo congelado, o si se compra fresco congelarlo un par de días para romper los nervios del cefalópodo y que quede blando. Antiguamente el pulpo se "mazaba" o sea que se le propinaba una soberana paliza al animalito con el fin de ablandar sus duras carnes, hoy en día esa "técnica" se ha sustituido por la congelación. En esto de cocinar el pulpo cada maestrillo tiene su librillo y circulan por hay todo tipo de trucos y leyendas urbanas. Hoy voy a contar como lo preparo yo, y como se cocinaba en mi casa desde siempre. Como ingredientes necesitaremos;

-un pulpo de 2 kg. aprox   - una cebolla  - aceite de oliva virgen extra  -  pimentón picante -  sal gorda 




1- Una vez descongelado el pulpo, ponemos a calentar una olla grande con agua y esperamos a que esta empiece a hervir.
2- En ese momento "asustaremos al pulpo" unas tres veces,  no se trata de contarle historias de terror o algo parecido, simplemente es meterlo y sacarlo en el agua como mínimo unas tres veces ( yo lo hago nueve) con esta técnica debido al contraste frio-calor se conserva mejor la piel durante la cocción.
3-Echamos la cebolla entera y esperamos, depende el tamaño del pulpo pero como norma general unos 45m. Pasado este tiempo apagamos el fuego, y sin sacar el pulpo del agua dejamos que repose unos 15m.
4- Una vez pasados los 15m. lo retiramos a una fuente ( mejor un plato de madera) y lo cortamos en trocitos de mas o menos medio centímetro con unas tijeras. Le añadimos sal gorda, un chorrito de aceite y pimentón al gusto.
Y listo ya tenemos nuestro delicioso pulpo preparado  para comer.



Creo que está recogido en el código penal como delito, y sino debería estarlo el venir a Galicia y no probar el  pulpo en cualquiera de sus variedades, mención especial también  en este apartado a la rica empanada de pulpo. 
Entrada más reciente Entrada antigua

    Share This