La Torre de Hércules, símbolo de A Coruña

La Torre de Hércules es el único faro de la antigüedad que sigue en funcionamiento. Construida por los romanos en el siglo I, reformada en 1788 y declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2009. La historia de la torre y la ciudad están ligadas desde sus orígenes, por ese y otros motivos la Torre de Hércules es sin duda el símbolo inconfundible, el icono, el emblema de la ciudad de A Coruña.

A Coruña una ciudad rodeada por el Atlántico, una ciudad llena de vida con un encanto especial  que enseguida te atrapa, una ciudad que si no conocéis os invito a descubrir, así que tal vez pensando en ese puente que se avecina, buscad algún vuelo con destino a La Coruña y comprobad de primera mano los numerosos atractivos que esta ciudad os puede ofrecer. Uno de esos atractivos es sin duda la Torre de Hércules, situada en el extremo noroeste de la península coruñesa en un enclave de gran belleza paisajista. Los alrededores de la torre invitan a pasear y a descubrir las más de 15 obras de artistas importantes del siglo XX, que forman el Parque Escultórico de la Torre de Hércules en una especie de museo al aire libre con el marco incomparable del mar como telón de fondo. Una vez aquí es aconsejable y casi obligatorio entrar a la torre y subir al mirador desde donde se contemplan unas espectaculares vistas panorámicas de la ciudad. Siempre que  estáis dispuestos a realizar un pequeño esfuerzo, y no me refiero a los 3 euros que cuesta  la entrada, si no a los 234 escalones que hay que subir para disfrutar de las hermosas vistas, pero que esta cifra no os haga desistir en vuestro empeño, tampoco es para tanto pues mi hija de seis años se los subió todos del tirón.


La Torre de Hércules, desde sus orígenes, ha sido fuente de mitos y leyendas que se han ido transmitiendo de generación en generación a lo largo de los siglos. Cuenta la leyenda, que existía en estas tierras un gigante llamado Gerión que tenía aterrorizados a todos sus habitantes. Acude en ayuda de éstos el mismismo Hércules, hijo del dios Zeus, que tras una dura batalla vence y mata al gigante. Le corta la cabeza y manda enterrarla, y sobre ella construir una torre conmemorando su victoria. En sus proximidades fundó una ciudad y le dio el nombre de Crunia en recuerdo a la primera mujer que la habitó de la cual se enamoró. Otra leyenda cuenta que el gran rey celta Breogán fundó la ciudad de Brigantia, junto a la que construye una gran torre, desde la que su hijo Ith, habría avistado las costas de Irlanda y decide poner rumbo hacía ellas para su conquista. Pero Ith es asesinado, más tarde será su hermano Mil, quien al frente de un poderoso ejercito conquiste toda Irlanda.


Justo al lado de la torre está el  Aquarium Finisterrae o casa de los peces, también empieza el paseo marítimo que bordea toda la ensenada del Orzan con su balaustrada característica, la famosa playa de Riazor, un poco más allá el estadio de nuestro Depor, el Milenium, si vamos hacia el otro lado tenemos el castillo de San Antón, la ciudad vieja, el puerto ... Me gustaría seguir hablando sobre esta ciudad que me encanta y a la que tengo un cierto apego personal, pero es un tema demasiado extenso a tratar en un solo articulo, por eso lo dejare aquí hasta futuras nuevas entregas. Si no podéis esperar, si ya os entró el gusanillo, consultad algunos  vuelos económicos de Iberia con destino al aeropuerto de A Coruña y venid a conocer en primera persona los encantos de la ciudad herculina.





Entrada más reciente Entrada antigua

    Share This