Mirador y parque del Monte San Pedro

Situado en un estratégico y antiguo asentamiento militar, se ha convertido en el mejor mirador de la ciudad de A Coruña, además de increíbles vistas panorámicas sobre la ciudad hérculina y el golfo Artabro, el parque municipal del Monte de San Pedro cuenta con numerosos atractivos que lo convierten en una visita más que recomendable si estáis por la ciudad.

Al parque se puede acceder básicamente de dos formas; en coche por la carretera que conduce directamente a la cima del monte San Pedro o mediante el ascensor panorámico que une uno de los extremos del paseo marítimo con el parque. Se trata de un elevador esférico, totalmente acristalado lo que permite disfrutar de las vistas en todo momento, con capacidad para 25 personas. Recorre un trayecto de cien metros, superando una pared rocosa de más de 60 metros de altura.  El viaje en el elevador tiene un precio de tres euros ( con viaje me refiero a tres subir y tres bajar) y una frecuencia de cada media hora.


No solo desde el elevador puedes disfrutar de las preciosas vistas,  casi cualquier punto del parque ofrece increíbles panorámicas sobre la ciudad, la zona de Riazor, la ensenada del Orzán, la Torre de Hércules, parte del golfo Artabro y la inmensidad del océano. Además cuenta con otro edificio llamado la Cúpula Atlántica, un mirador cubierto  de 360º donde encontraras elementos interactivos y contenidos audiovisuales para profundizar en el conocimiento de la ciudad.


Anteriormente la zona del parque pertenecía al ejercito, era un importante punto estratégico de defensa de  la ciudad, para frenar las posibles invasiones y ataques marítimos. Por eso durante casi todo el recorrido podemos encontrar distintos e impresionantes cañones de guerra, proyectiles, garitas de vigilancia, barracones y refugios para las topas



El parque es enorme, cuenta con amplísimas zonas ajardinadas, con un césped en perfecto estado en el que el verde de la hierva contrasta con el azul del mar, siempre como telón de fondo. Además cuenta con  un pequeño estanque con patos, una buena zona de juegos infantiles, restaurante y cafetería y hasta un laberinto inglés hecho con plantas donde pasar un rato divertido buscando la salida. Todos estos alicientes convierten al parque del Monte de San Pedro en una visita casi obligada si estáis por la ciudad.




Entrada más reciente Entrada antigua

    Share This