Visita a las Bodegas Martín Códax

A finales de Septiembre, en plena época de vendimia, nos fuimos a visitar una bodega. Concretamente las Bodegas  Martín Códax situadas muy cerca de la histórica villa pontevedresa de Cambados, en pleno corazón del valle do Salnés, cuna del albariño. La bodega que nace en 1986 es ahora un destacado referente de la D.O. Rías Baixas.

Antes de empezar con el relato de nuestra visita a las bodegas, queremos dejar claro que en este humilde blog no somos ningunos expertos en la cultura que rodea el mundo del vino, sino más bien todo lo contrario, grandes desconocedores de una cultura que por otro lado me atrae muchísimo. Por ese motivo la visita por primera vez a unas bodegas me apetecía enormemente, como un primer paso para acercarnos al enoturismo y todo lo que lo rodea.
La visita guiada consiste en un recorrido por algunas partes de la bodega donde se explica el proceso de elaboración del vino albariño, las características de la uva, los viñedos y la historia de esta conocida marca . Visita al taller sensorial y degustación de cuatro vinos albariños. La visita dura aproximadamente una hora y media. También se puede  visitar  los viñedos, pero como ese día llovía a cantaros elegimos la primera opción.


A primera vista la fachada refleja un poco lo que también encontraremos en su interior, unas instalaciones modernas y cuidadas. En el exterior sorprende el "pedazo" de terraza que tienen, con unas magnificas vistas sobre la Ría de Arousa, aunque ese día no las pudimos disfrutar del todo. Una vez dentro, tras tomarnos los datos, nuestra simpática guía nos dio una primera introducción sobre la historia de la bodega, los viñedos, la uva y el albariño en general. Después continuaríamos  con la visita a las instalaciones, donde nos explicaría  el proceso de elaboración del vino. Si entras un poco con la idea de ver antiguas barricas por todos los lados, o lugareños pisando la uva al más puro estilo tradicional, pues nada más lejos de la realidad, lo que encontrarás es un moderno proceso de elaboración con prensas neumáticas y enormes cubas de acero donde se guarda el vino. Una de las zonas más bonita es el túnel que une la parte más moderna con la antigua.



Fue aquí donde nuestra guía nos enseñó los distintos vinos que elaboran en esta bodega, y que después probaríamos. Detalles como  que Martín Códax toma su nombre del más celebre trovador gallego y otras curiosidades acerca de una marca que lleva impresa en sus productos sus raíces y que apuesta decididamente por la cultura gallega en numerosos eventos. Después subimos al taller sensorial, donde recibimos algunas nociones básicas para aprender a catar un vino. Primero la vista, fase visual, intentando distinguir las distintas tonalidades de las diferentes clases de vinos. Después el olfato, fase olfativa, donde uno por uno fuimos oliendo los distintos aromas que más tarde con mayor o menor fortuna intentaríamos identificar en la cata.


Después de la teórica, pasamos a la practica, llega el momento de  la cata,  los vinos que degustamos fueron Martín Códax, Lías, Organístrum y Gallaecia. Esta  fue sin duda  la parte más atractiva y divertida de la visita, y no por que nos tomáramos  cuatro vinos!! ( nunca mejor dicho) sino que por un momento te metes en el papel de un "experto" catador  y juegas a intentar diferenciar los distintos aromas y matices del vino. 




Entrada más reciente Entrada antigua

    Share This

5 comentarios:

  1. Yo llevo tiempo queriendo hacer una cata de vino, me parece muy interesante, aunque no entienda nada de vinos, seguro que es una buena experiencia.

    ResponderEliminar
  2. A mí me encanta el enoturismo :) Creo que está en auge y que debería fomentarse todavía más. Yo estuve en estas bodegas en verano, en Os Xoves de Códax, ya la verdad es que la experiencia fue muy grata :)

    ResponderEliminar
  3. Yo solamente he hecho una visita de este tipo a unas bodegas de Aranda de Duero y me pareció muy interesante, eso sí, no hubo cata de vinos, jejeje...
    Por si lo queréis ver: http://www.bloglaotramirada.blogspot.com.es/2013/03/bodegas-de-las-animas.html
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Hola! Las visitas a las bodegas están muy bien, yo como Gloria (Otra Mirada) solo hice la de Aranda de Duero y me pareció interesante aunque no tuviéramos cata jejeje.
    En cuanto al nombre de la bodega me suena, hace nada que he estado estudiando en historia de la música los trovadores y troveros y vimos algo de vuestra tierra :) Un abrazo viajeros y felices fiestas

    ResponderEliminar
  5. Se le ve con un aspecto muy moderno a esta bodega. Si hubiera podido estar en esta visita seguro que mi marido habría disfrutado de lo lindo. Es un gran aficionado, le encanta este mundo, saber de clases de uvas, añadas, aromas y demás, en cuanto puede se punta a una cata.
    Un saludo

    ResponderEliminar