Sidebar
Mostrando entradas con la etiqueta Gastronomia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Gastronomia. Mostrar todas las entradas

Visita a las Bodegas Martín Códax

A finales de Septiembre, en plena época de vendimia, nos fuimos a visitar una bodega. Concretamente las Bodegas  Martín Códax situadas muy cerca de la histórica villa pontevedresa de Cambados, en pleno corazón del valle do Salnés, cuna del albariño. La bodega que nace en 1986 es ahora un destacado referente de la D.O. Rías Baixas.

Antes de empezar con el relato de nuestra visita a las bodegas, queremos dejar claro que en este humilde blog no somos ningunos expertos en la cultura que rodea el mundo del vino, sino más bien todo lo contrario, grandes desconocedores de una cultura que por otro lado me atrae muchísimo. Por ese motivo la visita por primera vez a unas bodegas me apetecía enormemente, como un primer paso para acercarnos al enoturismo y todo lo que lo rodea.
La visita guiada consiste en un recorrido por algunas partes de la bodega donde se explica el proceso de elaboración del vino albariño, las características de la uva, los viñedos y la historia de esta conocida marca . Visita al taller sensorial y degustación de cuatro vinos albariños. La visita dura aproximadamente una hora y media. También se puede  visitar  los viñedos, pero como ese día llovía a cantaros elegimos la primera opción.


A primera vista la fachada refleja un poco lo que también encontraremos en su interior, unas instalaciones modernas y cuidadas. En el exterior sorprende el "pedazo" de terraza que tienen, con unas magnificas vistas sobre la Ría de Arousa, aunque ese día no las pudimos disfrutar del todo. Una vez dentro, tras tomarnos los datos, nuestra simpática guía nos dio una primera introducción sobre la historia de la bodega, los viñedos, la uva y el albariño en general. Después continuaríamos  con la visita a las instalaciones, donde nos explicaría  el proceso de elaboración del vino. Si entras un poco con la idea de ver antiguas barricas por todos los lados, o lugareños pisando la uva al más puro estilo tradicional, pues nada más lejos de la realidad, lo que encontrarás es un moderno proceso de elaboración con prensas neumáticas y enormes cubas de acero donde se guarda el vino. Una de las zonas más bonita es el túnel que une la parte más moderna con la antigua.



Fue aquí donde nuestra guía nos enseñó los distintos vinos que elaboran en esta bodega, y que después probaríamos. Detalles como  que Martín Códax toma su nombre del más celebre trovador gallego y otras curiosidades acerca de una marca que lleva impresa en sus productos sus raíces y que apuesta decididamente por la cultura gallega en numerosos eventos. Después subimos al taller sensorial, donde recibimos algunas nociones básicas para aprender a catar un vino. Primero la vista, fase visual, intentando distinguir las distintas tonalidades de las diferentes clases de vinos. Después el olfato, fase olfativa, donde uno por uno fuimos oliendo los distintos aromas que más tarde con mayor o menor fortuna intentaríamos identificar en la cata.


Después de la teórica, pasamos a la practica, llega el momento de  la cata,  los vinos que degustamos fueron Martín Códax, Lías, Organístrum y Gallaecia. Esta  fue sin duda  la parte más atractiva y divertida de la visita, y no por que nos tomáramos  cuatro vinos!! ( nunca mejor dicho) sino que por un momento te metes en el papel de un "experto" catador  y juegas a intentar diferenciar los distintos aromas y matices del vino. 




Visita a las Bodegas Martín Códax

Pulpo á feira

No , no te has equivocado de página y no, no es que hayamos decidido cambiar la temática habitual de nuestro blog por los fogones de la cocina. Simplemente que en nuestro empeño y afán por mostrar los secretos y belleza de nuestra tierra, no nos podíamos olvidar de un pilar fundamental como es la riqueza gastronomía gallega. Por eso de vez en cuando os traeremos alguna receta típica de Galicia. Como la de hoy, un básico en nuestra cocina, pulpo á feira.
Su nombre se debe a que era el  que  preparaban las pulpeiras en las "feiras" ferias. Os animo a tod@s con esta receta puesto que es relativamente fácil, la complejidad radica en que el pulpo quede tierno , la solución es comprar el pulpo congelado, o si se compra fresco congelarlo un par de días para romper los nervios del cefalópodo y que quede blando. Antiguamente el pulpo se "mazaba" o sea que se le propinaba una soberana paliza al animalito con el fin de ablandar sus duras carnes, hoy en día esa "técnica" se ha sustituido por la congelación. En esto de cocinar el pulpo cada maestrillo tiene su librillo y circulan por hay todo tipo de trucos y leyendas urbanas. Hoy voy a contar como lo preparo yo, y como se cocinaba en mi casa desde siempre. Como ingredientes necesitaremos;

-un pulpo de 2 kg. aprox   - una cebolla  - aceite de oliva virgen extra  -  pimentón picante -  sal gorda 




1- Una vez descongelado el pulpo, ponemos a calentar una olla grande con agua y esperamos a que esta empiece a hervir.
2- En ese momento "asustaremos al pulpo" unas tres veces,  no se trata de contarle historias de terror o algo parecido, simplemente es meterlo y sacarlo en el agua como mínimo unas tres veces ( yo lo hago nueve) con esta técnica debido al contraste frio-calor se conserva mejor la piel durante la cocción.
3-Echamos la cebolla entera y esperamos, depende el tamaño del pulpo pero como norma general unos 45m. Pasado este tiempo apagamos el fuego, y sin sacar el pulpo del agua dejamos que repose unos 15m.
4- Una vez pasados los 15m. lo retiramos a una fuente ( mejor un plato de madera) y lo cortamos en trocitos de mas o menos medio centímetro con unas tijeras. Le añadimos sal gorda, un chorrito de aceite y pimentón al gusto.
Y listo ya tenemos nuestro delicioso pulpo preparado  para comer.



Creo que está recogido en el código penal como delito, y sino debería estarlo el venir a Galicia y no probar el  pulpo en cualquiera de sus variedades, mención especial también  en este apartado a la rica empanada de pulpo. 

Pulpo á feira

Secaderos de congrio

En Muxía se conservan los únicos secaderos de congrio de todos los que antiguamente existían en la Costa da Morte, una tradición que se remonta al siglo XV. El proceso de secado del congrio es laborioso y complicado, el pescado una vez limpio y estirado es colocado en las  "cabrias" que son estructuras de troncos de madera colocados en disposición horizontal y vertical, donde pasará días expuesto al sol y a los vientos marinos.

Este proceso de secado  artesanal y posterior envasado para su comercialización, se remonta en el tiempo a un época en el que el pescado fresco estaba casi reservado a los que vivían cerca del mar por las dificultades para su transporte. Hoy en día, con una demanda menor se ha convertido en un  articulo de lujo que se exporta fundamentalmente, como en aquellas épocas, a Cataluña y   Aragón principalmente. En la actualidad  solo se  conservan tres secaderos en toda Europa, todos ellos en Muxía donde también se celebra cada año por semana santa, la fiesta de exaltación y degustación de este rico manjar.    



Secaderos de congrio