Sidebar
Mostrando entradas con la etiqueta Monumentos. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Monumentos. Mostrar todas las entradas

Monasterio de Armenteira

El monasterio de Santa María de Armenteira se sitúa en la parroquia de mismo nombre del municipio pontevedrés de Meis, en plena comarca del Salnés. Este monasterio es uno de los mejores exponentes del románico gallego aunque tiene huellas de diferentes estilos. Declarado Monumento Histórico-Artístico, sus orígenes están envueltos en leyendas.


Cuenta la leyenda que Ero caballero de la corte de Alfonso VII , por intercesión de la Virgen María, fundó un austero monasterio  allá por el siglo XII. Pasado el tiempo Ero se convierte en abad y un día salió a meditar por el cercano monte Castrove se quedó anonadado por el canto de un pajarillo, al volver al monasterio habían pasado más de 300 años y el lugar estaba totalmente cambiado y lleno de monjes.


El actual monasterio data del siglo XVI - XVII y en los últimos años se ha llevado a cabo una importante labor de conservación y restauración. Actualmente está habitado por un pequeño grupo de monjas que regentan la hospedería y una tienda de pastas y jabones artesanales. En la entrada también encontramos una oficina de turismo Rías Baixas que proporcionas más información sobre la zona.


Como en la mayoría de estos lugares, la parte más impresionante está en el interior ; el claustro, una joya arquitectónica  que invita al recogimiento.


Monasterio de Armenteira

Ruinas de Santa Mariña de Dozo

En la villa pontevedresa de Cambados, conocida por muchos como la capital del Albariño, se encuentran los restos de la antigua iglesia de Santa Mariña. Son los restos de una antigua iglesia gótica con influencias renacentistas, construida en el siglo XV y declarados como Monumento Nacional en 1943. Es un lugar muy muy interesante, con un encanto especial...


Estas impresionantes ruinas pertenecían a una importante iglesia que mantuvo el culto hasta mediados del siglo XIX, a partir de ahí por motivos políticos y religiosos, cayó en decadencia y posterior abandono hasta el estado en que se encuentra hoy. La entrada y los alrededores están completamente ocupados por el cementerio parroquial, del que el célebre escritor Alvaro Cunqueiro decía  que era "o máis melancólico camposanto do mundo " y creo que no le faltaba razón. Las tumbas invaden hasta el interior de la iglesia, lo que resulta difícil de comprender, pero que añade aun más misticismo al ambiente del lugar.



La iglesia consta de una sola nave dividida por cuatro arcos transversales, cinco capillas laterales, sacristía y capilla mayor. En el interior destaca la decoración de los arcos, y detalles como las figuras esculpidas en piedra de los doce apóstoles o los pecados capitales. Si a todos estos preciosos detalles ornamentales añades la isolita visión de mirar al techo y ver el discurrir de las nubes entre los arcos, tienes la sensación de estar en un lugar único, o por lo menos atípico, distinto.


Cambados es una localidad muy bonita que ofrece al visitantes varios lugares muy interesantes por descubrir del que otro día hablaremos. Pero sin duda, si estas por la localidad o alrededores te recomiendo visitar las ruinas de Santa Mariña de Dozo que seguro, que como mínimo,  no te dejaran  indiferente...



Ruinas de Santa Mariña de Dozo

Monasterio de Carboeiro


El antiguo monasterio benedictino de San Lorenzo de Carboeiro está situado a orillas del río Deza, en la parroquia de Carboeiro perteneciente al municipio pontevedrés de Silleda. Este monumento histórico-artístico del siglo X, es una joya del románico gallego, declarado como bien de interés cultural. Situado en un frondoso bosque, también destaca por la belleza del paisaje que lo rodea.



Encontrar el monasterio no resulta demasiado difícil si seguimos las indicaciones existentes, tanto desde la localidad de Bandeira como desde Silleda. Eso que está en un lugar recóndito,  en medio de un frondoso bosque, en un recodo que dibuja el río, en un lugar apartado que invita al recogimiento. No es por casualidad,  los monjes solían elegir este tipo de ubicaciones como norma general. El monasterio como otros muchos vivió su época de esplendor en la edad media, y posteriormente caería en decadencia hasta llegar a un estado ruinoso. Hoy en día, gracias a una importante labor de rehabilitación  se puede visitar, la entrada solo cuesta un euro. Antes de entrar una de las puertas llama enormemente nuestra atención, se dice que  es  obra de algunos de los discípulos  del gran Maestro Mateo. Una vez en el interior,  vemos la nave central vacía, aun así es impresionante. Por una puerta lateral subimos por unas empinadas escaleras de caracol a lo alto de la torre, donde por un ventanuco se ve el río y el paisaje que lo rodea.



Por las mismas escaleras se baja hasta la cripta, este tramo de escaleras está oscuro, por suerte  nos dieron una linterna en la entrada. Esta otra estancia también está vacía, las columnas nos recuerdan a la nave central, por otras escaleras volvemos a subir a la misma. Salimos al exterior a un patio interior, al fondo están las dependencias donde vivían los monjes, hoy restauradas albergan  una exposición de fotos y objetos antiguos a modo de museo.


Al salir es conveniente darse una vuelta alrededor del monasterio y disfrutar del paisaje que lo rodea, también nos encontramos con el palomar. Desde los alrededores también parte un camino o senda todo por el bosque de unos cinco Km y medio hasta la preciosa fervenza ( cascada ) del rio Toxa, de la que os hablaremos otro día...


Monasterio de Carboeiro

Torres do Oeste


Las torres del oeste, situadas en la localidad pontevedresa de Catoira, formaban parte de una antigua fortaleza medieval de defensa costera contra los ataques de piratas y las frecuentes incursiones vikingas, normandas y sarracenas. En la actualidad, declarado Monumento Nacional, se conserva una ermita y las ruinas de dos de las siete torres de  una fortaleza clave en la defensa de Compostela.




Las Torres del Oeste se encuentran a orillas del río Ulla en su desembocadura en la Ria de Arousa. Los estudios arqueológicos revelan una fuerte actividad en la zona, tanto en la época castreña, como en la posterior invasión romana, pero no seria hasta la Edad Media cuando este enclave se convertiría en una de las fortalezas más importantes de Galicia. Fue en el siglo IX cuando Alfonso III mandó reconstruir el "Castellum Honesti" con el objetivo de frenar los frecuentes ataques de las expediciones  vikingas y sarracenas que se dirigían a Compostela. La fortificación constaba de siete grandes torres, gruesas murallas y una capilla en honor a Santiago. Posteriormente en el siglo XVI cayeron en el abandono hasta quedar en el estado actual en el que se encuentran. Hoy en día ademas de la capilla,  se conservan  parte de dos grandes torres  , diversas estancias y los restos de las muralla defensiva.



Desde la localidad de Catoira es fácil encontrar las torres, gracias a los numerosos indicadores. Una vez allí la primera pregunta que te viene a la cabeza es ¿ Que  hace este puente aquí ? Supongo que no era posible construirlo un poco más río arriba. Me refiero al tremendo viaducto de la comarcal C-550 que pasa justo al lado, desluciendo el entorno y el encanto del lugar. Aún así la visita, si estáis por la zona, es mas que recomendable.


En el río también podemos ver los "drakar"  que son reconstrucciones de las antiguas embarcaciones vikingas, que se usan el primer Domingo de Agosto, en la famosa "Romería Vikinga".  Donde se representa el  asalto de los ejércitos normandos a las torres de Catoira, todo ello acompañado de buena música y buen vino. Un autentico fiestón  declarado de interés turístico internacional.





















Torres do Oeste

O Cebreiro


En la alta montaña lucense, a unos mil trescientos metros de altitud, en el limite de las provincias de Lugo y León se encuentra el pequeño y pintoresco pueblo de O Cebreiro. En el parque etnográfico de esta población, destacan las tradicionales pallozas restauradas y su iglesia. Lugar durante siglos  de obligada parada para los peregrinos del Camino de Santiago Francés, ya en territorio gallego.


Esta pequeña aldea que parece sacada de algún cuento o libro de historia, juega un papel fundamental en el Camino de Santiago, ya que es la primera para obligada y lugar de pernoctación, ya por fin para muchos, en tierras gallegas. Por eso es frecuente ver por sus callejuelas de piedra a numerosos peregrinos llegados de todas las partes del mundo. En ese aspecto podíamos destacar su iglesia, que recibe el nombre de " Santa María La Real del Cebreiro" por haber sido declarado santuario de protección real, favoreciéndose así de privilegios reales desde la antigüedad. Fundada probablemente por los mojes benedictinos en el siglo IX, es de estilo prerrománico.


Otro de los atractivos de O Cebreiro son sus tradicionales "pallozas" restauradas, con sus típicas paredes de piedra y sus techos cubiertos de paja. En el interior de alguna de ellas se conserva,  a modo de museo, el sencillo mobiliario domésticos, que reflejan y nos hacen pensar en las duras condiciones de vida en la montaña.



La visita O Cebreiro es más que recomendable, además está al lado de la autovía A6 una de las principales vías de entrada a Galicia. Es un pueblo muy turístico, casi podríamos decir que la mayoría de las casa que lo forman o son bares, tiendas, pensiones rusticas, albergues o restaurantes. La verdad es que teníamos muchas ganas de visita O Cebreiro, y no nos defraudó, disfrutamos mucho de nuestra estancia allí y los peques ya ni os cuento. Aunque...vale, tengo que reconocer que también uno de los principales motivos de nuestra pasada visita a este pueblo, fue el poder disfrutar de un día en la nieve. Que queréis! para los que vivimos al lado del mar el poder contemplar esas bellas estampas de paisajes nevados es algo a lo que no estamos muy acostumbrados. Así que si O Cebreiro es bonito todo el año, con nieve tiene un encanto especial!!




O Cebreiro

La Torre de Hércules, símbolo de A Coruña

La Torre de Hércules es el único faro de la antigüedad que sigue en funcionamiento. Construida por los romanos en el siglo I, reformada en 1788 y declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2009. La historia de la torre y la ciudad están ligadas desde sus orígenes, por ese y otros motivos la Torre de Hércules es sin duda el símbolo inconfundible, el icono, el emblema de la ciudad de A Coruña.

A Coruña una ciudad rodeada por el Atlántico, una ciudad llena de vida con un encanto especial  que enseguida te atrapa, una ciudad que si no conocéis os invito a descubrir, así que tal vez pensando en ese puente que se avecina, buscad algún vuelo con destino a La Coruña y comprobad de primera mano los numerosos atractivos que esta ciudad os puede ofrecer. Uno de esos atractivos es sin duda la Torre de Hércules, situada en el extremo noroeste de la península coruñesa en un enclave de gran belleza paisajista. Los alrededores de la torre invitan a pasear y a descubrir las más de 15 obras de artistas importantes del siglo XX, que forman el Parque Escultórico de la Torre de Hércules en una especie de museo al aire libre con el marco incomparable del mar como telón de fondo. Una vez aquí es aconsejable y casi obligatorio entrar a la torre y subir al mirador desde donde se contemplan unas espectaculares vistas panorámicas de la ciudad. Siempre que  estáis dispuestos a realizar un pequeño esfuerzo, y no me refiero a los 3 euros que cuesta  la entrada, si no a los 234 escalones que hay que subir para disfrutar de las hermosas vistas, pero que esta cifra no os haga desistir en vuestro empeño, tampoco es para tanto pues mi hija de seis años se los subió todos del tirón.


La Torre de Hércules, desde sus orígenes, ha sido fuente de mitos y leyendas que se han ido transmitiendo de generación en generación a lo largo de los siglos. Cuenta la leyenda, que existía en estas tierras un gigante llamado Gerión que tenía aterrorizados a todos sus habitantes. Acude en ayuda de éstos el mismismo Hércules, hijo del dios Zeus, que tras una dura batalla vence y mata al gigante. Le corta la cabeza y manda enterrarla, y sobre ella construir una torre conmemorando su victoria. En sus proximidades fundó una ciudad y le dio el nombre de Crunia en recuerdo a la primera mujer que la habitó de la cual se enamoró. Otra leyenda cuenta que el gran rey celta Breogán fundó la ciudad de Brigantia, junto a la que construye una gran torre, desde la que su hijo Ith, habría avistado las costas de Irlanda y decide poner rumbo hacía ellas para su conquista. Pero Ith es asesinado, más tarde será su hermano Mil, quien al frente de un poderoso ejercito conquiste toda Irlanda.


Justo al lado de la torre está el  Aquarium Finisterrae o casa de los peces, también empieza el paseo marítimo que bordea toda la ensenada del Orzan con su balaustrada característica, la famosa playa de Riazor, un poco más allá el estadio de nuestro Depor, el Milenium, si vamos hacia el otro lado tenemos el castillo de San Antón, la ciudad vieja, el puerto ... Me gustaría seguir hablando sobre esta ciudad que me encanta y a la que tengo un cierto apego personal, pero es un tema demasiado extenso a tratar en un solo articulo, por eso lo dejare aquí hasta futuras nuevas entregas.





La Torre de Hércules, símbolo de A Coruña

Dolmen de Dombate

El dolmen de Dombate, situado en el municipio coruñés de Cabana de Bergantiños a pocos kilómetros de la localidad de Baio, está considerado por los expertos como la catedral del megalítico gallego. El dolmen de Dombate es un monumento megalítico funerario de unos 6.000 años de antigüedad, pero lo extraordinario es que es uno de los pocos casos en los que se ha encontrado en su interior restos de arte parietal, gravados y pinturas.

El dolmen consiste en una cámara poligonal ancha formada por siete ortóstatos ( piedras colocadas verticalmente) alguno de los cuales de gran tamaño superan los 4m de altura y un corredor en tres tramos bien diferenciado. El túmulo tiene unos 24m de diámetro y 1,80 de altura y está constituido por una masa de tierra que se cubre con una coraza pétrea. Es un yacimiento muy importante donde aparecieron numeroso restos de la época, a destacar  20 pequeños ídolos alineados en la entrada del corredor. Todo eso y muchos más detalles, están muy bien explicados en el nuevo y flamante edificio de madera y cristal que alberga y protege al dolmen. El edificio construido por la Deputación da Coruña a quien pertenece el monumento permite la visualización del dolmen desde todos los ángulos. Aunque se nota demasiado los trabajos en la reconstrucción de los alrededores al dolmen. 


También cuenta con otro edificio, el centro de visitantes, donde se alberga una replica exacta del interior del dolmen, donde podemos apreciar la minuciosa recreación de las pinturas rupestres, con las que nuestros primitivos antepasados, constructores del dolmen lo habían decorado. Los meses de Julio, Agosto y Septiembre está abierto todos los días, resto del año mejor preguntar en el teléfono de atención al visitante; 678471134 o 678471135. Después de visita al dolmen es muy recomendable visitar el castro de Borneiro que esta muy cerca.



Dolmen de Dombate