Sidebar

Faro de Punta Nariga

El innovador faro de punta Nariga, situado en un extremo del cabo del mismo nombre, muy cerca de la localidad coruñesa de Malpica de Bergantiños, es el último faro construido en España. Esta moderna obra del arquitecto César Portela, entró en funcionamiento en 1998, y su forma simboliza un enorme barco de piedra desafiando al mar.



En la carretera que une la localidad de Ponteceso con Malpica a la altura de Barizo, escasamente señalizado, se encuentra el cruce que conduce por una estrecha carretera hasta el faro.  El cual está muy bien integrado en el entorno, un entorno salvaje, castigado por el viento pero de gran belleza, un paisaje típico muy parecido al que encontraremos en otros faros de la Costa da Morte y buena parte del litoral gallego. Pero aquí destacan especialmente las curiosas formas que el viento y el agua dibujaron en las piedras que lo rodean.


El faro tiene una altura de 50 metros y su luz alcanza las 20 millas. Su forma  representa un enorme barco de piedra, con tres partes bien diferenciadas. La base, un mirador con forma triangular, sería el cascarón de la nave, con su proa retando al mar. Sobre ella un edificio cuadrado, al que también se pude subir por unas escaleras, representaría el puente de mando de la embarcación. Sobre este, el faro propiamente dicho que simbolizaría el mástil.



En la punta que mira al mar a modo de  mascaron de proa, encontramos una escultura conocida como el Atlante, una figura en bronce obra del escultor Manolo Coia.


Desde aquí podemos ver unas espectaculares vistas panorámicas, al sur  el Cabo do Roncudo y al norte  el Cabo de San Hadrián y las Islas Sisargas. Además de contemplar la inmensidad del océano y el mar rompiendo contra los acantilados. Todos estos atractivos convierten al faro de Punta Nariga en una visita más que recomendable si estáis por la zona.


Faro de Punta Nariga

Ruinas de Santa Mariña de Dozo

En la villa pontevedresa de Cambados, conocida por muchos como la capital del Albariño, se encuentran los restos de la antigua iglesia de Santa Mariña. Son los restos de una antigua iglesia gótica con influencias renacentistas, construida en el siglo XV y declarados como Monumento Nacional en 1943. Es un lugar muy muy interesante, con un encanto especial...


Estas impresionantes ruinas pertenecían a una importante iglesia que mantuvo el culto hasta mediados del siglo XIX, a partir de ahí por motivos políticos y religiosos, cayó en decadencia y posterior abandono hasta el estado en que se encuentra hoy. La entrada y los alrededores están completamente ocupados por el cementerio parroquial, del que el célebre escritor Alvaro Cunqueiro decía  que era "o máis melancólico camposanto do mundo " y creo que no le faltaba razón. Las tumbas invaden hasta el interior de la iglesia, lo que resulta difícil de comprender, pero que añade aun más misticismo al ambiente del lugar.



La iglesia consta de una sola nave dividida por cuatro arcos transversales, cinco capillas laterales, sacristía y capilla mayor. En el interior destaca la decoración de los arcos, y detalles como las figuras esculpidas en piedra de los doce apóstoles o los pecados capitales. Si a todos estos preciosos detalles ornamentales añades la isolita visión de mirar al techo y ver el discurrir de las nubes entre los arcos, tienes la sensación de estar en un lugar único, o por lo menos atípico, distinto.


Cambados es una localidad muy bonita que ofrece al visitantes varios lugares muy interesantes por descubrir del que otro día hablaremos. Pero sin duda, si estas por la localidad o alrededores te recomiendo visitar las ruinas de Santa Mariña de Dozo que seguro, que como mínimo,  no te dejaran  indiferente...



Ruinas de Santa Mariña de Dozo

Siete fotos de Galicia con calidade en mi Instagram

Hace muy  poco nuestra cuenta en Instagram alcanzaba las cien fotos publicada, así que con motivo, más bien con la escusa de tan redonda cifra hemos querido recopilar nuestras siete mejores fotos en esta especie de ranking, ... realmente no sé si son las siete mejores, pero  si las más populares,  las que más  likes  han recibido por vuestra parte.


Últimamente esta red social nos tiene bastante enganchados, me parece una forma muy visual y divertida de mostrar, promocionar, enseñar, descubrir ... en definitiva, compartir Galicia y la Costa da Morte , que es básicamente la razón existencial de este humilde blog. Antes de entrar en materia queremos dar las gracias a todos  los que nos seguís en nuestra cuenta de  Instagram y a los que no, pues eso, que ya estáis tardando ;) . También  puedes ver  nuestra galería de imágenes vía web o  en nuestra página de Facebook
Como buen ranking que se precie, lo haremos al estilo cuenta atrás, así que estas son del siete  al uno  nuestras imágenes  más populares en Instagram , (algunas de ellas  con enlaces al  post donde encontrareis más información  sobre el lugar).

Actualizado !!

  • 7  Empezamos...  con  esta foto del mítico Cabo Fisterra, en el antiguo fin del mundo.

  • Esta imagen  de las  Islas Sisargas en Malpica de Bergantiños, ocupa nuestro quinto lugar en cuanto a likes recibidos.


  •  5 Sexto puesto para esta bella estampa de una puesta de sol sobre el Km 0 en Muxia  . 
                     

            
  • 4   Esta imagen tomada en el puerto de Camariñas, ocupa nuestro cuarto puesto del ranking .



  • 3 Medalla de bronce para esta fotografía de la siempre impresionante Catedral de Santiago de Compostela.  


  • 2 El segundo puesto es para esta  foto de los "Menhires por la Paz"  en el Parque Escultórico de la  Torre de Hércules 




  • 1 ... "and the winner is"... el numero uno, nuestra foto más popular por el momento, es para esta imagen  del bosque cercano a la  Paya de Lago en Muxía.





Siete fotos de Galicia con calidade en mi Instagram

Mirador y parque del Monte San Pedro

Situado en un estratégico y antiguo asentamiento militar, se ha convertido en el mejor mirador de la ciudad de A Coruña, además de increíbles vistas panorámicas sobre la ciudad hérculina y el golfo Artabro, el parque municipal del Monte de San Pedro cuenta con numerosos atractivos que lo convierten en una visita más que recomendable si estáis por la ciudad.

Al parque se puede acceder básicamente de dos formas; en coche por la carretera que conduce directamente a la cima del monte San Pedro o mediante el ascensor panorámico que une uno de los extremos del paseo marítimo con el parque. Se trata de un elevador esférico, totalmente acristalado lo que permite disfrutar de las vistas en todo momento, con capacidad para 25 personas. Recorre un trayecto de cien metros, superando una pared rocosa de más de 60 metros de altura.  El viaje en el elevador tiene un precio de tres euros ( con viaje me refiero a tres subir y tres bajar) y una frecuencia de cada media hora.


No solo desde el elevador puedes disfrutar de las preciosas vistas,  casi cualquier punto del parque ofrece increíbles panorámicas sobre la ciudad, la zona de Riazor, la ensenada del Orzán, la Torre de Hércules, parte del golfo Artabro y la inmensidad del océano. Además cuenta con otro edificio llamado la Cúpula Atlántica, un mirador cubierto  de 360º donde encontraras elementos interactivos y contenidos audiovisuales para profundizar en el conocimiento de la ciudad.


Anteriormente la zona del parque pertenecía al ejercito, era un importante punto estratégico de defensa de  la ciudad, para frenar las posibles invasiones y ataques marítimos. Por eso durante casi todo el recorrido podemos encontrar distintos e impresionantes cañones de guerra, proyectiles, garitas de vigilancia, barracones y refugios para las topas



El parque es enorme, cuenta con amplísimas zonas ajardinadas, con un césped en perfecto estado en el que el verde de la hierva contrasta con el azul del mar, siempre como telón de fondo. Además cuenta con  un pequeño estanque con patos, una buena zona de juegos infantiles, restaurante y cafetería y hasta un laberinto inglés hecho con plantas donde pasar un rato divertido buscando la salida. Todos estos alicientes convierten al parque del Monte de San Pedro en una visita casi obligada si estáis por la ciudad.




Mirador y parque del Monte San Pedro